Tenis

Los problemas de André Agassi

El ex-tenista nº1 del mundo, André Agassi, admite haber consumido drogas, en concreto una conocida como “cristal” (metanfetamina), en 1997. Lo afirma en su libro autobiográfico (Open: an Autobiography), que sale a la venta el 9 de noviembre. No contento con esto señala como culpable a un ayudante suyo, conocido como Slim. Y no queda ahí la cosa sino que también involucra a la ATP. En aquellas fechas había dado positivo en un control y avisado por esta asociación, el americano fue capaz de convencerlos para que taparan ese positivo, mintiéndoles y asegurando que lo había bebido por error, mezclado con un refresco. Si esto es cierto, alguien tiene que hacer algo, aunque haya pasado ya tiempo. No es justo que otros deportes, como el ciclismo, se estén llevando la fama de que, practicamente todos los corredores se ayudan con algún tipo de sustancia, y tengan que pasar controles continuamente, y después aparezcan estos casos que quedan impunes, porque el sujeto es una figura. En su libro sigue hablando de su vida, el tenis no le gustaba y jugaba por obligación, y describe a su padre, como un sujeto violento y de mal carácter, al que le tenía miedo.

 

Agassi, de 39 años, fue campeón olímpico justo un año antes de esta historia de drogas, que relata en su libro. Y en ese mismo año, 1997, se casaba con la actriz Brooke Shields. Tiene en su palmarés 8 grand slams.
Después de estas declaraciones ya ha tenido duras críticas de dos números 1 del tenis y de un record-man en salto con pértiga. Rafa Nadal ha dicho: “no entiendo porqué dice eso ahora porque está retirado, es una forma de hacer daño al deporte sin ningún sentido”. Martina Navratilova, no se queda atrás y declaró: “Andre mintió y se escapó de las consecuencias. Eso ya no lo puede corregir. ¿Va a devolver los títulos que ganó cuando debía estar suspendido?, ganó a mucha gente cuando debía estar sancionado”. Y Sergei Bubka (miembro del COI) se muestra contundente: “Debemos consultar a expertos legales y ver si podemos hacer algo al respecto”.

Y no contento con el tema de la droga, ha declarado en la revista “People”, que en la final del Roland Garros de 1990, jugó con peluca, porque “la imagen es lo primero”. Final que acabó perdiendo con el ecuatoriano Andrés Gómez. Normal, eso de dar raquetazos en una gran final, y estar pendiente de que no se descuelgue la peluca, tiene que descentrar a cualquiera.
Creo que es muy listo al  sacar, ahora, a la luz todos estos asuntos sucios, su libro se va a vender muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *